– El Matrimonio

Qué debemos saber sobre ello y algunos consejos aclaratorios para los feligreses

¿Qué es la coronación?

El servicio religioso de la coronación es un acto sagrado, de origen divino, en el cual, a través del sacerdote, se transfiere la gracia del Espíritu Santo a un hombre y a una mujer que se unen libremente en el matrimonio.

El matrimonio empieza con un amor en el que se sintetiza la atracción física y la espiritual y el amor en el que cada uno aprecia y estima al otro, y afirma en su amor la disponibilidad ilimitada de respetarlo como persona, de aceptar todos los sacrificios y las molestias para el otro.

No obstante, el amor es una unión validada por los hechos, en la que el aspecto  espiritual adquiere un lugar cada vez más importante. Los dos manifiestan cada vez más atención, comprensión y sacrificio para el otro, y esto les va uniendo en la misma medida, les hace conocerse y valorarse cada vez más.

¿Quién es el que imparte          este Sacramento?

En la Iglesia Ortodoxa, el que imparte este Sacramento es el sacerdote ya que a través de él, y de manera invisible, está delante de los que se casan el mismo Jesucristo quien sella esta unión natural que los novios realizan y que les mantiene unidos en Él;  y también porque a través del sacerdote el matrimonio se une a la Iglesia com o una célula viva, llena de la gracia de Jesucristo.

¿Quiénes son los que reciben el Sacramento?

Los que reciben el Sacramento son dos feligreses de la Iglesia, de sexo distinto, solteros, que no hayan estado previamente casados por la Iglesia más de tres veces y a quienes no les una parentesco de sangre más próximo del grado cinco.

¿Qué condiciones deben cumplir los novios que reciben el Sacramento?

Desde la formación de la Iglesia se han guardado hasta hoy día, inalteradas, algunas condiciones básicas que deben cumplir los novios:

1. haber sido bautizados;

2. ser cristianos ortodoxos;

3. no haber estado casados;

4. no ser familiares de sangre, ni tampoco familiares espirituales;

5. no tener pecados que les alejen de la condición de cristianos ortodoxos.

Los padrinos.

¿Quiénes son y cuál es su función?

Tanto en el compromiso como en la boda, los novios están acompañados por los padrinos. Ellos son testigos y al mismo tiempo garantizan y avalan la seriedad de los votos recíprocos hechos por los futuros esposos, y la durabilidad de su unión; por ello, los padrinos colocan juntos con el sacerdote los anillos y las coronas que se ponen sobre las cabezas de los novios, participando de esta manera al acto sagrado que se imparte. De obligado cumplimiento es que los padrinos sean cristianos ortodoxos, casados por la iglesia ortodoxa, con una vida cristiana ejemplar, mayores que los novios para poder ejercer de padres espirituales y maestros para ellos.

El lugar de la ceremonia

El servicio religioso de la coronación se celebra en la iglesia. Primero, porque la iglesia es el lugar en el que Dios está siempre presente (sobre todo a través de los sagradas formas) y en el que se celebran todos los demás Sacramentos; celebrándose pues en la iglesia, la boda se celebra delante de Dios mismo, y con Su bendición, hecho que le confiere así el carácter de acto sagrado y le da una mayor garantía de durabilidad. Segundo, porque el momento más importante de la vida de una persona debe ser celebrado en comunidad, con la participación de todos los feligreses de la parroquia de la que los novios forman parte.

El momento de la ceremonia

Siendo la coronación motivo de alegría, el servicio religioso se celebra principalmente en días de fiesta, sobre todo los domingos. De acuerdo con el noveno mandamiento de la Iglesia, no se celebran bodas en los siguientes periodos y días del calendario eclesiástico: en la semana del queso; en la cuaresma de la Sagrada Pascua y en Semana Santa; en el periodo de ayuno de los Santos apóstoles Pedro y Pablo; en el periodo de ayuno de la Asuncíon de la Madre de Dios (1-14 de agosto); en el periodo de ayuno del Nacimiento del Señor (15 de noviembre-24 de diciembre); desde la Noche Buena hasta los Reyes (25 de diciembre-6 de enero).

¿Cuáles son los momentos más importantes antes y durante la coronación?

La misa de boda está necesariamente precedida por la misa de compromiso.

El compromiso (en griego mnisteia = pedida de mano, o arravon = adelanto, aval, compromiso) es una jerurgia a través de la cual la Iglesia bendice y consagra el compromiso o el asentamiento, es decir, el establecimiento o el acuerdo solemne para que los jóvens contraigan matrimonio.

El acto principal de la misa de compromiso es la puesta de los anillos. Los anillos, círculos cerrados, son símbolo de poder y confianza que se pueden otrogar a alguien; son, asimismo, símbolo de amor eterno y fidelidad recíproca que los novios juran uno al otro, al igual que símbolo de la solidez de la unión entre los futuros esposos.

Las velas (las antorchas encendidas) que los padrinos llevan en las manos son símbolo de la pureza de los novios, de la luz del don celestial, y de la alegría de los participantes. Las velas representan a los mismos novios, como símbolos de su paso por la vida, porque tal y como las velas arden y se consumen, así arde y se consume la vida de los novios. Las flores que adornan las velas no son simples decoraciones sino que representan la cantidad y la belleza de las obras de caridad que los novios deben dejar como testimonio de su paso por esta vida.

La coronación es el servicio religioso en el que se imparte el Sacramento del Matrimonio; es de la puesta de las coronas, la coronación (del griego stefánoma = coronación).

Durante la coronación tenemos los sieguientes  momentos importantes:

√ La consagración de la unión entre el hombre y la mujer, en el momento en el que el sacerdote pronuncia las palabras de la terecra oración de bendición: „Tú mismo y ahora, Señor, envía Tu mano de Tu santa morada y une a Tu siervo (N), con Tu sierva (N)…„;

√ La puesta de las coronas. Las coronas son semejantes a aquellas que en tiempos lejanos coronaban a los reyes y emperadores, a los vencedores en guerras y en competiciones. Ellas son signos del poder y la victoria (en los hombres) y de la belleza y la inocencia virginal (en las mujeres). Las coronas se colocan sobre las cabezas de los novios como una recompesa por la inocencia y la virginidad que han mantenido hasta la boda y por las cuales son ahora coronados, y representan también las coronas de espinas llevadas por el Salvador en su camino de pasión, por ello son también una advertencia para los novios de que su vida debe ser una continua crucifixión de su propia comodidad, caprichos, etc., para una buena convivencia entre ellos.

√ La lectura del Sagrado Evangelio en el que se cuenta el milagro hecho por nuestro Salvador en las Bodas de Caná.

√ Los novios beben del vaso de vino bendecido por el sacerdote. El vaso de vino representa tanto la alegría de la boda como la suerte común de los futuros esposos, que tendrán las mismas alegrías y los mismos problemas;

√ La vuelta alrededor de la mesa de los novios, los padrinos y los sacerdotes, es la expresión del júbilo y la alegría de la Iglesia por haberse formado una nueva familia; representa también la partida hacia la vida de familia de los novios.

√ Fórmulas de felicitación al final: „Alabado seas novio, como Avraam…” y „ Y tu novia, alabada seas como Sarra…”

¿Qué objetos hay que traer a la santa iglesia para la coronación?

El libro de familia de los novios, sin el cual no se puede celebrar el Sacramento del Matrimonio;

Dos velas;

Los anillos de boda;

Una botella de vino;

Dos biscotes.

¡Importante!

Todos los presentes al servicio divino deben ir decentemente vestidos y participar en todos los momentos de oración.

Los novios se confesarán y acudirán a la catequesis sobre el Sacramento del Matrimonio, pervio acuerdo con el sacerdote.